¿Porqué llevar una dieta personalizada?

¿Porqué llevar una dieta personalizada?

¿Qué es una dieta personalizada?

Si se siente la necesidad de migrar hacia un estilo de vida saludable, la dieta sana forma parte de uno de los pilares esenciales. En general, están basadas en conceptos uniformes que se transmiten como precepto pero que no siempre se adaptan a las necesidades del individuo. Cada organismo tiene características que le son únicas, por lo que antes de embarcarse en este tipo de cambios es conveniente realizar una visita a un médico de cabecera a fin de que determine el estado de salud y cuáles son los cambios en las rutinas que se pueden realizar. Otra cuestión a considerar es que cualquier modificación en los hábitos debe ser paulatina y acompañada del control profesional.

En este sentido, una dieta personalizada será aquella que brinde normas alimentarias tomando en consideración las características propias del organismo de cada persona. Algunas de las cuestiones a tener en cuenta en el diseño son el grupo etario, la forma de vida, sexo, peso, estatura, índice de masa corporal, metabolismo, enfermedades preexistentes, etc.

Los análisis genéticos ayudan al profesional a orientarse. Por ejemplo, los casos de intolerancia a la lactosa afectan al gen MCM6, la pancreatitis se refleja en las series CTRC y SPINK1, etc. Por otra parte, contribuyen para la incorporación o eliminación de ciertos elementos de la dieta.

En síntesis, los cambios en los hábitos alimentarios deben ir complementados por el cambio en el estilo de vida generalizado, además de orientarse mediante las herramientas de la ciencia en el estudio de la información contenida en las células. El acompañamiento profesional es crucial para el éxito en la implementación y seguimiento de toda dieta personalizada.

¿Cuántos tipos de dietas existen?

Cada persona tiene su propio metabolismo basal que tiene una directa incidencia en la regulación del peso, como así también la presencia de enfermedades de base, u otros elementos que hacen necesario un diseño de la dieta a seguir. Por lo cual, habrá diferentes tipos de dieta personalizada:

– Para evitar aumento de peso o reducirlo:

Existen personas que cualquiera sea la actitud hacia los alimentos sufren una tendencia a aumentar de peso o se ven imposibilitados de bajarlo. Por lo que es necesario estudiar otros factores que están afectando a esta variable, como el funcionamiento de las hormonas tiroideas, la tasa de metabolismo basal, etc.

– Para aumentar de peso:

A veces la necesidad es inversa, requiriendo ganar kilogramos por una cuestión de bienestar, lo cual debe realizarse en forma controlada y sana. Estas dietas se caracterizan por su elevado contenido calórico, que deben complementarse con hábitos saludables.

– Para deporte:

En este caso lo que se pretende es optimizar el rendimiento. Será importante analizar el tipo de actividad física que se llevará a cabo, su periodicidad, si es práctica profesional o hobbie. La dieta personalizada será clave para el éxito del deportista, por lo que las tablas de nutrición generales no aplicarán al caso particular. En estos casos es

necesario complementar la dieta con algún suplemento que lleve los valores de concentración de energía a los valores deseados.

– Antiaging:

En el caso de lo que se busca es retrasar el envejecimiento, la respuesta estará dada por la ingesta de alimentos antioxidantes. Las proporciones y la manera de implementarla dependerán de la edad, el estado de salud, limitaciones de tipo genético, estilo de vida general.

10 Tips para el éxito en el diseño de la dieta personalizada

Por lo visto hasta aquí la genética es uno de los determinantes en el comportamiento del metabolismo de los alimentos, el valor del peso y otros elementos necesarios de conocer antes de iniciar un cambio en los hábitos alimentarios.

El punto de partida para el diseño de una dieta personalizada pero fundamentada en aspectos de la información contenida en los genes de cada individuo es el estudio genético. Éste proporcionará los datos inherentes al metabolismo y la forma en que el organismo procesa los nutrientes que incorpora con la dieta. Por otra parte, sugieren los potenciales riesgos o tendencias del cuerpo a contraer determinadas enfermedades. Por ejemplo, detectan dificultades para procesar ciertas vitaminas o la mayor o menor velocidad para incorporar minerales, etc.

Existen patologías de base como enfermedades coronarias, diabetes, hipertensión arterial que pueden controlarse desde la dieta personalizada. Algunos tips a considerar en su diseño son:

1.- estilo de vida general

2.- hábitos alimenticios

3.- evitar la monotonía, debe ser una dieta atractiva

4.- guardar el equilibrio de nutrientes

5.- no prohibir, sino dar prioridad a determinados grupos de alimentos

6.- continuo seguimiento y control médico

7.- diseño por profesional

8.- complementar con mejoras en hábitos de descanso

9.- incorporar actividad física como coadyuvante

10.- mejorar hábitos de dispersión mental

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ingresa a tu aula virtual

Si te matriculaste hasta el 30 de setiembre, ingresa aqui

Si te matriculaste desde el 1 de octubre, ingresa aquí

Si tienes problemas para ingresar a tu aula virtual o necesitas soporte, registrate aquí