Calidad alimentaria ¿Cómo la percibe el consumidor?

¿Qué significa calidad alimentaria?

Cuando se habla de calidad alimentaria se hace referencia a todas las características y propiedades de que dispone un determinado alimento en lo inherente a los componentes con los que ha sido elaborado. En este sentido, lo que se vuelve de gran importancia es la procedencia de las materias primas, la composición, la pureza de los componentes, la posibilidad de establecer la trazabilidad de los insumos incorporados, etc. Asimismo, se valora el grado de conocimiento que se tiene respecto del proceso de elaboración y distribución, los registros habilitantes de las fábricas, etc.

En contraste, se llama calidad alimentaria también a la manera en que los consumidores perciben los productos de acuerdo a sus gustos, lo cual se ve expresado económicamente en las llamadas curvas de indiferencia. Éstas muestran de manera gráfica los cambios en los gustos de los consumidores.

Según las publicaciones estadísticas de la Global Consumer Food Safety and Quality (GCFSQ), el 90% de las personas encuestadas no confían en los alimentos que consumen. La causa de esta desconfianza se encuentra en razones económicas, es decir, el 75% de estas personas no seleccionaban los alimentos en base a la calidad de contenido de nutrientes sino en función de los precios de venta, por lo que difícilmente se atreven a aseverar que los alimentos adquiridos reúnen los requisitos de buena calidad de nutrientes.

Una manera de mejorar la confianza de los consumidores es el uso de los criterios de trazabilidad, es decir, permitir que se conozca el origen del cual provienen todos y cada uno de los componentes que se utilizan.

En contraste, existen publicaciones periodísticas que sugieren cierta desconfianza hacia las primeras marcas considerando que son percibidas como “alta calidad” debido al montaje publicitario que realizan para captar un mayor número de clientes.

Innovación en calidad alimentaria

La investigación y desarrollo en el ámbito empresario ha permitido el crecimiento y desarrollo de las empresas. En el rubro alimentario no se escapa a esta premisa, por lo que quienes se dedican a la producción de bienes alimenticios también dedican parte de su presupuesto a la inversión en innovación, ya sea de sus procesos productivos, de los métodos de comercialización o de los bienes que fabrican.

Algunos consumidores consideran que la calidad en los alimentos se encuentra asociada al grado de frescura de los alimentos, es decir, que son más valorados aquellos que reciben un menor proceso de transformación e industrialización. En este sentido, han aparecido en Europa un gran número de negocios llamados “gourmet” que ofrecen este tipo de alimentos frescos.

En definitiva, la tendencia es ponderar cada vez más la calidad asociada a la seguridad alimentaria y a la alimentación saludable. De este modo, se forman las bases para una dieta san ay equilibrada.

Seguridad alimentaria y normas de calidad

Otra cuestión de importancia en materia de la seguridad alimentaria son las normas que acreditan que un determinado producto cumple con los estándares mínimos de calidad. Estas normas se encuentran en la ISO22000 referida al sistema de gestión de Seguridad Alimentaria.

Una de las causas por las que se ha dictado esta norma son las estadísticas existentes en cuanto a las enfermedades que se originan como consecuencia de las falencias de salubridad en la cadena de suministro.

Aquellas empresas que optan por la obtención de este tipo de certificaciones tienen las siguientes ventajas:

1- Logro de ventajas comparativas y competitivas:

El mejor posicionamiento en el mercado se logra a través de alcanzar un método seguro de producción de alimentos, posicionando a la empresa entre los líderes del mercado.

2- Mejores oportunidades y experiencia:

Permite que la empresa pueda innovar en nuevas metodologías de producción, reduciendo los tiempos de fabricación, trabajando en forma integrada con proveedores y consumidores, etc.

3- Mejoras en los procesos de producción:

Se traducen el trabajo más ordenado y estandarizado eliminando las tareas que no agregan valor, o que son repetitivas.

4- Capacitación:

La educación de los recursos humanos en la importancia de la seguridad alimentaria hace que los procesos que allí se desarrollan sean realizados con el debido compromiso de todos los miembros de la organización. La capacitación es una buena manera de lograr la cohesión de objetivos y difundir los conocimientos adquiridos a la comunidad.

5- Documentación:

La implementación de las certificaciones de calidad en materia de seguridad alimentaria permite que la empresa desarrolle una serie de documentación que sirve de utilidad para fundamentar la distribución de tareas, el organigrama, los manuales de procedimientos y demás cuestiones necesarias para el funcionamiento armónico de los procesos que se ejecutan en la organización.

6- Garantía:

La certificación de calidad permite brindar un mayor aval de la calidad del producto que se está entregando al cliente, es decir, de que los componentes del empaque han sido seleccionados y trabajados en máximas condiciones de seguridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ingresa a tu aula virtual

Si te matriculaste hasta el 30 de setiembre, ingresa aqui

Si te matriculaste desde el 1 de octubre, ingresa aquí

Si tienes problemas para ingresar a tu aula virtual o necesitas soporte, registrate aquí