Piedras en el riñón: ¿cómo evitar que su formación?

¿Qué son las piedras en el riñón?

La formación de las piedras en el riñón es una patología también llamada litiasis renal. Uno de los orígenes por los cuales se produce se encuentra en el tipo de dieta habitual del paciente. A pesar de ello, existen algunos organismos que se encuentran más predispuestos que otros para padecer este tipo de enfermedad. En este sentido, la composición de cada piedra, en ocasiones es distinta. Inclusive, es factible que luego de su tratamiento puedan volver a formarse, con el transcurso del tiempo.

Tips para minimizar la formación de piedras en el riñón

La presencia de piedras en el riñón es un proceso muy doloroso y molesto para el paciente. Existen algunas formas de evitar o reducir la probabilidad de su formación. Una de las estrategias se encuentra en el cambio de la dieta habitual. La alimentación saludable constituye una de las formas, por excelencia, de evitar diversas patologías, inclusive las piedras en el riñón.

Algunos consejos que se pueden seguir son los siguientes:

1.- Control del peso

Este punto resulta esencial para la prevención de múltiples enfermedades en todo el organismo. En el caso particular de la formación de piedras en el riñón, resulta científicamente demostrada la relación causa – efecto. Es decir, la obesidad contribuye en forma específica a la constitución de cálculos renales. En consecuencia, es necesario controlar que los niveles de masa corporal se encuentren en el intervalo 118.5 a 24.9, para ser considerados normales.

En caso de que sea necesario reducir el peso actual, es conveniente que el proceso sea gradual y controlado. Por otra parte, es necesario que no se produzcan período de ayuno demasiado extensos. Esto es así en los casos en que el origen del cálculo se encuentra en los excedentes de ácido úrico en sangre.

2.- Reducción de la presencia de sal en las comidas

La Organización Mundial de la Salud afirma que, para llevar un estilo de vida saludable, es necesario controlar el consumo de sal.  Es más, se aconseja su reducción al mínimo, sustituyéndolo con otros condimentos naturales para sazonar las comidas. Una de las consecuencias directas de los excedentes de sal en el organismo es la hipertensión arterial. Ésta trae aparejada la formación de piedras en el riñón.

En este sentido, habrá que considerar la presencia de la sal no sólo en las preparaciones que realizamos en el hogar. Los alimentos preprocesados, enlatados, caldos, etc. tienen un elevado contenido de sal. Una forma de eliminarla, en el caso de las conservas, es lavarlas previo al consumo.

3.- Hidratación

La hidratación del organismo es esencial para todos los procesos vitales. El organismo está constituido por un 70% de agua. Por consiguiente, la prevención de la formación de piedras en el riñón, también requerirá un buen consumo de agua. En este sentido, desde la Organización Mundial de la Salud, se sugiere evitar el consumo de aguas carbonatadas, jugos artificiales, etc. Asimismo, se aconseja la ingesta de por lo menos 2 litros de agua diarios, evitando infusiones como el té por su contenido de oxalato cálcico. La buena hidratación colabora para el correcto funcionamiento de los riñones, incrementando la cantidad de orina.

4.- Minimizar el consumo de proteínas

Los excedentes proteicos contribuyen a la formación de las piedras en el riñón. Por lo cual, es conveniente que no se incorporen a la dieta más de 150 grs. de cualquier alimento que la contenga. Entre dichos alimentos se pueden mencionar el huevo, las carnes, etc. También es importante tener en cuenta que los batidos proteicos son altamente nocivos. Contribuyen en forma directa a los excesos en las proteínas sin que lo tomemos en cuenta. Es por ello que cualquier suplemento dietario debe estar expresamente indicado y controlado por el médico de cabecera.

5.- Vitamina C

En las pruebas de laboratorio se ha determinado que son más propensas a sufrir formación de piedras en los riñones cuando se registran bajos valores de citrato. Éste se forma como consecuencia de la reacción química entre el calcio y el oxalato. Una manera muy efectiva de controlar estos niveles es mediante la incorporación de alimentos ricos en vitamina C. Por ejemplo, limón, naranja, kiwi, entre otros. Al igual que con las proteínas no resulta conveniente que se ingieran suplementos dietarios que contengan vitamina C. Esto es así debido al descontrol que se produce en las proporciones de ingesta necesarias para el organismo.

Por otra parte, con la adecuada vigilancia médica, es factible el tratamiento con suplementos ricos en citrato potásico.

6.- Aceite de Oliva

Para la prevención de la formación de piedras en el riñón es importante la incorporación a la dieta de aceite de oliva extra virgen en la preparación de las comidas. Su contribución consiste en la reducción de los valores de las colesterolemias, como así también la presión arterial.

1 comentario en “Piedras en el riñón: ¿cómo evitar que su formación?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ingresa a tu aula virtual

Si te matriculaste hasta el 30 de setiembre, ingresa aqui

Si te matriculaste desde el 1 de octubre, ingresa aquí

Si tienes problemas para ingresar a tu aula virtual o necesitas soporte, registrate aquí