La automedicación, un riesgo silencioso

¿Qué es la automedicación?

Es el uso de medicamentos por iniciativa propia, sin intervención o consulta médica previa, tanto en el diagnóstico, en la prescripción, como en la supervisión del tratamiento. Es un hábito arraigado en la sociedad y muy frecuente en muchas personas.

Por ello, consideramos importante brindarte la siguiente breve, pero importante información relacionada a esta práctica tan común, la cual se debe tomar muy en cuenta para el bien de nuestra salud.

Sus principales causas

La automedicación se debe a diversos factores. Uno de los más importantes, es el escaso acceso que tienen ciertos sectores de la población a consultas médicas, por lo que recurren a lo que, gente de su entorno, les recomiendan.

De igual forma, el desconocimiento de los pacientes sobre las consecuencias y los riesgos de esta práctica dificulta que dejen de realizar este hábito.

Otro punto importante que se debe tomar en cuenta de igual manera es la accesibilidad que existe para adquirir medicamentos en las farmacias que se encuentran cerca a los hogares, pues no se necesita receta médica para obtenerlas, y si, en el caso necesitasen de alguna receta para adquirir medicamentos, los farmacéuticos o técnicos no son rigurosos al solicitar la prescripción. Esto conlleva a una normalización y aceptación de estas situaciones, las cuales pueden terminar siendo perjudiciales para nuestra salud.

Principales riesgos de la automedicación

Cuando la automedicación resulta negativa para nuestra salud, se evidencia con efectos secundarios que, muy aparte de los síntomas físicos que se susciten, también afecta en lo psicológico, pues un paciente puede perder el deseo de recuperarse por el aumento de su malestar.

Dicho esto, es importante recalcar las consecuencias que puede traernos el automedicarse:

  • Esconder, camuflar o generar cierta indiferencia a síntomas de otras enfermedades
  • Dependencia farmacológica (adicción)
  • Gastritis medicamentosa
  • Resistencia a un antibiótico específico
  • Intoxicación
  • Efectos indeseados

Enseñar a no automedicarse y cómo evitarlo

La automedicación podría considerarse responsable y no dañina cuando consiste en administrar, por medios propios, un fármaco específico con el único objetivo de tratar síntomas menores como la fiebre, pero únicamente por un tiempo muy limitado y sin abusar de las dosis.

Por eso, antes de intentar automedicarse hay que tener en cuenta los siguientes puntos:

  • No tomar medicamentos que requieran receta médica sin antes haber acudido a un especialista.
  • Si son medicamentos de venta libre, se puede consultar a un médico de confianza.
  • Comunicar los riesgos de la automedicación, a corto y largo plazo.
  • Si ya se inició un tratamiento sin un doctor de por medio y se presentan efectos secundarios, acudir a un especialista y seguir sus instrucciones al pie de la letra.
  • Tomar en cuenta la fecha de vencimiento del medicamento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ingresa a tu aula virtual

Si te matriculaste hasta el 30 de setiembre, ingresa aqui

Si te matriculaste desde el 1 de octubre, ingresa aquí

Si tienes problemas para ingresar a tu aula virtual o necesitas soporte, registrate aquí