Nutrición laboral: cambios urgentes

¿Qué es la nutrición laboral?

La nutrición laboral se refiere a la calidad de alimentación de la fuerza laboral durante su jornada de trabajo y fuera de ella. La evolución de las empresas y sus formas de trabajo han marcado una tendencia en las características de los puestos de trabajo. La permanencia en las oficinas, talleres, comercios es cada vez mayor como consecuencia de las características de la jornada de trabajo, las mayores distancias desde los domicilios, entre otras causas.

En este sentido, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) advierte la necesidad de proteger las condiciones sanitarias y la alimentación saludable de los trabajadores.

Por su parte, la Organización Internacional del Trabajo (OIT), considera que el lugar de trabajo es el sitio preciso para trabajar con cuestiones de nutrición. Fundando su argumento en dos razones: 1) se considera que la nutrición se encuentra en la órbita de los intereses de las ciencias de la salud y la seguridad en el trabajo; 2) el ámbito laboral es considerado un lugar apropiado para intervenir en cuestiones nutricionales, otorgando a los dependientes la oportunidad de compartir una comida saludable diaria (OIT, 2005)

Por otra parte, las condiciones ideales de los horarios de comida en las empresas deberían constituir un momento de ocio, dispersión, relajación para el dependiente. En consecuencia, debe ser permanecer en condiciones adecuadas de higiene, libre de agentes tóxicos, ruidos, o cualquier factor que pudiera causar un daño a la salud del trabajador (OIT, 2005)

¿Cómo influye la alimentación en el trabajo?

La alimentación y la correcta nutrición están directamente relacionadas con la calidad de vida del ser humano, siendo determinantes de la productividad y eficiencia de la mano de obra. Es por ello que algunas de las consecuencias de una mala nutrición son:

  • Hipoglucemia producida por no respetar los horarios de comidas o ser insuficientes. La consecuencia inmediata es el déficit de atención, lentitud en los pensamientos, desmayos, malestar general.
  • Anemia como consecuencia de la escasez de concentración de hierro en sangre, reduciendo la capacidad física en un 30%, ataxia, debilidad, trastornos en el sueño, etc.
  • Obesidad ante los desequilibrios en la ingesta de nutrientes, lo cual produce problemas cardiovasculares, diabetes, elevados niveles de colesterol, obstrucción de arterias, etc.
  • Nerviosismo y ansiedad.
  • Intoxicaciones producidas por la falta de higiene adecuada de los alimentos que se consumen.
  • Trastornos digestivos por alternar períodos de largos ayunos con otros de alto consumo.
  • Patologías hepáticas como consecuencia del consumo excesivo de alcohol.

Los beneficios de trabajadores sanos en la empresa se traducen en:

  1. Eficiencia y eficacia en el cumplimiento de las funciones que le son asignadas.
  2. Atención a todos los quehaceres diarios.
  3. Energía para enfrentar los desafíos diarios.
  4. Menores probabilidades de sufrir accidentes
  5. Mejor manejo de situaciones estresantes.
  6. Aumento de su productividad en al menos el 20%.

Clasificación del trabajo

Las dietas de cada trabajador deben adecuarse a las tareas diarias que se realizan. En este sentido, no es la misma cantidad de calorías y nutrientes que requiere un empleado de una oficina, que aquel que se desempeña en la construcción de caminos manipulando peso, cavando pozos, etc.

En consecuencia, los puestos laborales se pueden clasificar de la siguiente manera:

– Sedentario: son posiciones profesionales, administrativas que permanecen la mayor parte del día sentados en un escritorio. La necesidad de energía es menor por lo que la ingesta de nutrientes estará condicionada a ello.

– Estresante: en los casos de tareas que tienen un gran desgaste psíquico y físico, las dietas deben equilibrarse con una mayor fuente de calorías. Este es el caso de trabajadores que se desempeñan en la construcción, industrias metalmecánicas, directivos, gerentes, etc.

– Horarios especiales: son aquellos puestos de trabajo cuya jornada laboral se desarrolla por turnos, horarios nocturnos, rotación, etc. Algunos ejemplos se encuentran en la medicina, personal de seguridad, gastronómicos, etc. La adaptación de la dieta y los horarios de las comidas incide directamente en su bienestar y rendimiento.

– Horario corrido: se trata de puestos de trabajo con los cuales resulta inevitable comer fuera del hogar, en comedores de la propia empresa, bares, fast food, etc. En este caso, es necesario seleccionar aquellos alimentos más saludables para evitar intoxicaciones, frituras, monotonía en la calidad de la comida que se ingiere, etc.

Factores que influyen en la selección de las comidas

Dada la importancia de las comidas en el trabajo, es necesario considerar cuál es el mecanismo por el cual los individuos eligen sus alimentos. En la selección intervienen diversos factores:

1. Biológicos: en este grupo se incluyen la saciedad del hambre, el gusto, etc.

2. Económicos: nivel de ingreso, costos, mercados, etc.

3. Físicos: cultura, tiempo para la cocina, habilidades, nivel educativo, etc.

4. Psíquicos: estrés, estados anímicos, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ingresa a tu aula virtual

Si te matriculaste hasta el 30 de setiembre, ingresa aqui

Si te matriculaste desde el 1 de octubre, ingresa aquí

Si tienes problemas para ingresar a tu aula virtual o necesitas soporte, registrate aquí