¿Qué es la maniobra de Heimlich y cómo se realiza?

¿Qué es un atragantamiento?

El atragantamiento se produce como consecuencia de la obstrucción de las vías respiratorias con cuerpos extraños, trozos de comida, etc. Las consecuencias directas de este episodio son muy variables, y van desde la tos hasta la asfixia. En este último caso se reduce la cantidad de oxígeno que ingresa a los pulmones y al cerebro, llegando a producir la muerte, según la gravedad del cuadro clínico que se presente.

Por lo que es necesario considerar que en los casos de atragantamiento el accionar de salvataje debe ser urgente ya que luego de cuatro minutos sin incorporar el nivel de oxígeno necesario al cerebro, se producen daños irreversibles. De allí la importancia de conocer las maniobras necesarias de primeros auxilios para ejecutar antes de que se produzca la llegada de los servicios de emergencia.

La asfixia por atragantamiento es una patología muy común en niños menores de 3 años y en adultos mayores, aunque ello no implica que puede producirse a cualquier edad. Por lo cual es necesario tomar todas las medidas de precaución posibles a fin de prevenir los accidentes en todos los grupos etarios.

¿Qué es la maniobra de Heimlich? ¿Cómo se realiza?

La maniobra de Heimlich es un procedimiento que comprende una serie de compresiones del abdomen hasta que se produce la desobstrucción de las vías respiratorias. Su aplicación debe ser cuidadosa para no producir daños en órganos internos ni en el esternón. A pesar de su sencillez y efectividad puede ser dolorosa, por lo que antes de su aplicación se debe tener seguridad de que existe una obstrucción. En este momento, es el único método recomendado por la Asociación Americana del Corazón y la Cruz Roja Estadounidense para los casos de atragantamiento.

En el caso de los adultos, la maniobra de Heimlich tiene por objetivo elevar el diafragma, obligando al aire a crear una tos artificial al salir de los pulmones. A través de ella, se mueve el cuerpo extraño que obstruye la tráquea, empujándolo hacia afuera de las vías respiratorias y la boca.

El procedimiento a realizar implica los siguientes pasos:

  1. Rodear la cintura del paciente con las manos, colocando un puño apretado por encima del ombligo, y por debajo de la caja toráxica.
  2. Sujetar el puño con la otra mano.
  3. Tirar del puño apretado con movimientos secos hacia atrás y hacia arriba, debajo del tórax, entre 6 a 10 veces.
  4. En caso de embarazo u obesidad se deben aplicar las compresiones en el pecho.
  5. Se continúa hasta que se logra quitar la obstrucción.
  6. Se debe llamar al servicio de emergencias a fin de que un especialista revise el estado del paciente.

El uso de la maniobra de Heimlich en pacientes pediátricos difiere respecto del caso de los adultos. En los niños son frecuentes los peligros de obstrucciones de las vías respiratorias y atragantamientos. Las causas son muy diversas, por ejemplo, juguetes, pilas, canicas, trozos de comida, objetos de tamaño pequeño de cualquier naturaleza.

En el caso de los pacientes menores de un año, se eliminan las obstrucciones pasando la mano por la boca del menor. Por otra parte, para los lactantes se coloca al niño boca abajo, sobre el antebrazo, apoyado en una rodilla, dar cinco golpecitos en la espalda con la palma de la mano.

Para los menores mayores a tres años, conscientes, se coloca el puño sobre el ombligo, con el pulgar hacia el abdomen.

En el supuesto de que se produzca algún caso de víctimas inconscientes, la presión se realiza sobre el ombligo, ejerciendo fuerza con ambas manos con fuerza.

Este tipo de maniobras sólo deben ser efectuadas por personas que conocen en forma importante la manera en que debe proceder, como así también el pedido de auxilio a los servicios de emergencia para que evalúen las condiciones en las que se encuentra el paciente.

Medidas de prevención del atragantamiento

A fin de poder evitar el proceso de atragantamiento y las consecuencias que ello implica, se pueden tomar algunas medidas de prevención para niños y adultos, como los siguientes:

  • Evitar la bebida de alcohol en exceso.
  • Masticar correctamente los alimentos antes de tragar.
  • Tomar trozos de comida pequeños
  • No ingerir palomitas, nueces, caramelos duros, uvas, etc. en caso de niños menores de 4 años.
  • Cuidar el tamaño de los juguetes que se le ofrecen a los niños.
  • Evitar que los niños accedan a globos, bolsas de plástico, pilas, etc.
  • Tener cerca los teléfonos de los servicios de emergencias a fin de contactarlos de inmediato ante la ocurrencia de cualquier tipo de accidentes.
  • Evitar las risas mientras se está comiendo.
  • Evitar hablar al mismo tiempo que se está masticando el alimento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ingresa a tu aula virtual

Si te matriculaste hasta el 30 de setiembre, ingresa aqui

Si te matriculaste desde el 1 de octubre, ingresa aquí

Si tienes problemas para ingresar a tu aula virtual o necesitas soporte, registrate aquí